La catedral de Notre Dame

Catedral de Notre Dame

La Catedral de Notre Dame es, sin duda, uno de los monumentos más importantes de todos los que podemos encontrar en París. Está ubicada en el IV Distrito de la ciudad. Y posee el orgullo de ser una de las catedrales más antiguas de todo el país francés, construida bajo el estilo gótico. Su construcción duró más de un siglo: inició en 1163 y terminó en 1345. La catedral se construyó como homenaje a Santa María, la madre de Dios. La encontramos en la turística “Isla de la Cité”, en la ciudad de París, que se encuentra totalmente rodeada por las aguas del popular río Sena. La catedral es todo un ejemplo de la sociedad que había en la época, con sus necesidades y nos hace una idea de como fue el esplendor gótico. Con ella hubo un antes y un después, en la idea de lo que debe ser una catedral como edificio de contacto y ascenso espiritual.

Además, es un símbolo del resurgir de París, como ciudad, en el mundo político y económico; con una burguesía con bastante dinero y con una gran influencia por parte de un clero urbano. Dentro de la catedral nos encontramos con el maravilloso órgano Cavaille- Coll y no en vano mencionaremos que ser el organista titular de esta catedral es uno de los mayores honores que puede tener un organista, en todo el mundo. Cuando el turista visita la catedral se encontrará con una gran influencia del arte románico con el normando -con la idea de unidad fuerte y compacta- y la idea del gótico, que le da una ligereza única, para el momento. Es pieza central de la novela “El jorobado de Notre Dame”.

Imagen: publicada bajo licencia CC BY-SA 2.0 en el Flickr del usuario Edgardo W. Olivera.